martes, 6 de marzo de 2007

Socialismo del siglo XXI: De nosotros depende


El nuevo socialismo no es el de los funcionarios, el de los burócratas o el de los gobernantes. El nuevo socialismo es el del pueblo. Este nuevo socialismo lo tenemos que inventar y construir nosotros mismos en cada comunidad, en cada movimiento, en cada colectivo, en cada círculo y en cada célula; nadie lo puede hacer por nosotros.

La liberación de los pueblos solo será posible a través de su acción colectiva. ¡Ya hemos despertado, ahora es tiempo de que actuemos!

El socialismo del siglo pasado fue el socialismo de Estado, el socialismo autoritario. El nuevo socialismo es el del poder popular, el de las organizaciones horizontales, es el de la autogestión, el socialismo libertario.

Construyamos una sociedad que no de cabida a la explotación del hombre por el hombre, una sociedad sin relaciones de poder ni de dominación entre las personas, una sociedad sin explotadores ni explotados, sin gobernantes ni gobernados...

“No habrá pobres ni ricos, ni esclavos ni dueños, ni poderosos ni desdeñados, sino hermanos que sin descender la frente se traten de bis a bis, de quien a quien”
Ezequiel Zamora

Debemos organizarnos en nuestras comunidades, vencer la apatía y abarcar todas esas estructuras que se están flexibilizando para permitir la participación popular.



Activemos y hagamos efectivas herramientas como los consejos comunales, los bancos comunales, las empresas de producción social, los núcleos de desarrollo endógeno, etc; Que solo el pueblo organizado y presionando podrá derrotar al capitalismo y trascender al mismo tiempo este rígido marco que es el Estado (estructura basada en la dominación y principal garante y legitimador del capitalismo y de la explotación).

Solo desbordando con nuestra acción colectiva y organizada estas estructuras que se han abierto para la participación, podremos construir un orden mucho mas justo, dinámico, eficiente y flexible, que emane de la sociedad misma y que no le sea ajena a esta, para que podamos avanzar de la democracia participativa a la soñada y por venir democracia directa, para que finalmente todo el poder sea del pueblo y mas nunca lo deleguemos en nadie.

El nuevo socialismo solo lo podemos construir nosotros, ejerciendo la democracia directamente en asambleas populares, que se interconecten con otras como si fuesen redes, en confederaciones horizontales que vallan de lo local a lo regional y de allí a lo nacional e internacional, sustituyendo la competencia por la cooperación, basándonos en la moral del apoyo mutuo, construyendo ese tejido social que es una estructura flexible e inteligente, un orden mucho mas estable y justo al que es imposible darle un golpe de Estado, pues el poder no se encuentra localizado en una institución, sino que esta diluido en todos nosotros, todos lo ejercemos directamente.

Cuando todo el poder sea efectivamente del pueblo ya nadie más nunca nos lo podrá arrebatar.

Hagamos presión social para la conquista de cada vez más reivindicaciones y para avanzar hacia el nuevo socialismo, hacia el socialismo del siglo XXI, desatemos los poderes creativos del pueblo, avancemos hacia el socialismo libertario, la democracia directa y la autogestión.



El nuevo socialismo lo tenemos que construir nosotros.
La revolución está en tus manos.