miércoles, 16 de septiembre de 2009

Kumbé



El Kumbé es el lugar al que llegaban los negros escapados de la esclavitud.
Es la casa fuera del mundo del orden, el espacio donde la imaginación queda liberada de las cadenas de la razón.

Kumbé no tiene nada del mundo. Si el mundo tiene propietarios, el Kumbé tiene solidarios. Si hay mío en el mundo, hay de todos en el kumbé. La vida del huido del mundo es el goce, la fiesta. En el kumbé el día es siempre día libre.
No soy el mismo en el kumbé. Fuera del Kumbé tengo una sola forma que no es semejante a mi mismo. Acá soy de todas las formas y soy idéntico a mi. Lo que es carne, lo que es mente y lo que es espíritu en mí solo son diferentes en el mundo.

El kumbé no teme, estando siempre bajo amenaza de aniquilación de las fuerzas ordenadoras del mundo ¿para que el miedo? El mundo le teme al mundo, y le tema al kumbé. La lógica del mundo es la apariencia, la del kumbé la necesidad.
Cuando el Kumbé y el mundo se tocan hay chispas. Los del kumbé si necesitan algo del mundo, lo acechan, le dan caza, lo devoran. Los del mundo aborrecen el desorden antropófago de los festines colectivos donde las cosas y saberes y nociones del mundo son apropiadas por filosos dientes del Kumbé caníbal.

Los que el mundo rigen quieren desaparecer el kumbé. Tiene sus estrategias; colonizar, aniquilar, invisibilizar. Pero el kumbé se esparce, florece en la mente y luego en los sitios lejanos, las grietas, los instantes secretos del tiempo.
En el kumbé, es ahí donde nos veremos por fin.

2 comentarios:

angela marianna dijo...

Yo quiero vivir ahí!!! El kumbé es la meta...y quiero que todos ustedes estén allí. Para ser realmente como somos, libres, sin distinción de pensamientos, de cultos, de razas… Vamos a dejar de depender de alguien para depender de todos...zurda los quiero conmigo…

Enrique dijo...

Hermanamientos: http://conmiadargaalbrazo.wordpress.com/

abrazo