lunes, 14 de septiembre de 2009

Colectivo Bravo Orinoco Denunica el Ecocidio Parque Nacional Yapacana en el Estado Amazonas


Los pueblos originarios del Estado Amazonas, nos negamos a morir de mengua por la falta de asistencia del gobierno, y por la diaria asistencia de mi guardia del pueblo quien vela “por los intereses de nuestra Nación”, en el puesto de Santa Bárbara del Municipio Atabapo, puerta de entrada al Parque Nacional Yapacana, donde estos héroes de gran divisa restringen el paso a los transeúntes fluviales, pero curiosamente siempre detienen es a nosotros los parientes indígenas, que andamos recorriendo en nuestros bongos y curiaras el corazón de nuestra selva amazónica como testigos presenciales de nuestra indómita raza que luchó hasta vencer a los conquistadores.



Hoy día la conquista tiene otros actores, mejores formados y mejores vestidos y se mimetizan haciendo creer que son del pueblo, pero nosotros la raza originaria también sufrimos transformaciones ahora sabemos leer y escribir gracias a las misiones, cambiamos el arco y flecha por la artillería del pensamiento y ahora nuestra defensa la hacemos hasta por Internet, por suerte nuestro comandante ha equilibrado la lucha, a unos les dotó de KalasniKof y con otros fue mas generoso, nos dio luz y conciencia.

En lo que ayer fue parque, hoy yacen árboles milenarios en el suelo como si se tratara de un cementerio vegetal, árboles que dieron un gran servicio a la humanidad, produciendo en vida ese activo que muchas veces pasa desapercibido pero que es vital para la preservación de nuestro planeta, como lo es el oxigeno.

El ecocidio que se produce a diario en este Cementerio es motivado al ejercicio de la minería ilegal, por parte de Brasileros, Colombianos y algunos amigos del pueblo, quienes indiscriminadamente atentan contra la naturaleza por un puñado de oro.




Todo esto ocurre bajo la mirada autista y la complicidad por omisión de los guardianes del yapacana, puesto que el acceso es justamente por el Punto de chequeo de Santa Bárbara. Por donde pasan meretrices Colombianas y Brasileras indocumentadas, camas, y bebidas alcohólicas para instalar sitios de recreación para los mineros llamados “Corruptelas”, claro está que el control de calidad a estas niñas se les hace en Santa Bárbara, las cuales de regreso deben dejar allí algo más que especie.

Si algún revolucionario militar o civil que en verdad le duela su patria, y tenga las bolas dentro del cuerito y no las esconda en sus charreteras o en el nudo de su corbata de ejecutivo, por favor tome las acciones para rescatar a lo que ayer se llamó Parque Nacional Yapacana, recordemos que cuando se conoce de un delito y no hacemos nada, nos convertimos en cómplices.

COLECTIVO BRAVO ORINOCO
CON SEDE EN ATABAPO

Patria Socialismo o muerte, Venceremos

Tomado de ANMCLA

1 comentario:

angela marianna dijo...

Tienes toda la razón, parece que lo que tienen entre las piernas es de adorno...parece que no les doliera nuestra patria y lo que hacen con ella!!!... La naturaleza es lo más hermoso que Dios creó, la maldad de la humanidad es lo más estúpido que estamos fabricando...
besos