martes, 18 de septiembre de 2007

Mercenarios :: Reconstrucción de Irak

Video realizado descontextualizando imágenes tomadas de Internet. Realizado
con programas piratas, sintetizadores virtuales hackeados (high tech- low
life-cyberpunk-contra las corporaciones y el sistema). Viva la piratería;
Muera el Copyright; Demolamos al capitalismo y al Estado



Un buen porcentaje de los combatientes que invaden Irak son mercenarios; no forman parte del ejército norteamericano, sino que son cuerpos de combate privados, armados y pagados por las multinacionales para hacerse con los recursos energéticos de Irak.

Igualmente son mercenarios los conductores de los camiones que se llevan el crudo, o los que proveen con alimentos y logística a los militares invasores (Alimento, energía, telecomunicaciones: la guerra y los negocios). Lucrativo negocio de Halliburton, de quien fuera presidente Dick Cheney, vicepresidente de los Estados Unidos.

Así mismo hacen el papel de mercenarios las tropas del ejército norteamericano. Que evidentemente no están defendiendo a su pueblo de ninguna amenaza, sino que están perpetrando un saqueo, una invasión y haciendo el papel de perros guardianes protegiendo los convoyes del crudo que se roban y de los alimentos que ellos mismos consumen. No están al servicio de su pueblo, sino que mueren por intereses privados, más que un verdadero ejercito, son otros mercenarios.

Mercenario también es George Bush, al que suele asociársele todos los males, como si los Estados Unidos nunca hubiese sido imperialista antes, como si la de Irak fuese su primera invasión, como si hubiese sido idea de ese burro lo de un “nuevo orden global”. George Bush no es el que comanda, es solo otro mercenario.

La Carlyle Group gigante grupo financiero que cuenta entre sus accionistas a Bush Padre y a Bin Laden, y que invierte en la fabricación de armas y tanques, encarna mucho mejor al enemigo. El enemigo es ese sistema que hay que arrancar de raíz, arrasando con Estados, ejércitos, policías, cárceles, etc; los sostenes del capitalismo.

Mercenarios 2 (Mercenaries 2: World in Flames), es un juego de video, en el que se simula entre otras cosas, una invasión a Venezuela y donde se recrean a ciudades como Caracas, Mérida, Cumaná, Maracaibo, etc como ambientes de combate.

Mercenarios 2 es desarrollado por Pandemic Studios; empresa que también ha desarrollado, sistemas de simulación para entrenamiento del ejercito Norteamericano. Es la guerra como un video juego: la guerra y la industria del entretenimiento.

Desde niño te preparan para ser un mercenario, te entrenan para la guerra con sus juegos, te educan, adiestran, adoctrinan para que te parezca lógico, natural y divertido una invasión; ¿y por qué no? a Venezuela. Luego y apenas eres un adulto (En USA a los 18 ya puedes matar en el Ejercito norteamericano, pero aún no puedes beber cerveza) te entrenan como soldado en simuladores: la guerra videogame flavor; Todos preparativos para que, una vez llegado el momento, invadan y asesinen desde sus helicópteros y aviones, como si fuese un video juego.

El mercenario de Bono de U2 es en parte propietario de Elevation Partners de Pandemic/Bioware, los productores de “Mercenaries 2”.

Son también mercenarios los que nos lavan el cerebro desde las grandes cadenas de televisión. Que nos hacen ver la guerra como una cosa glamorosa, gloriosa, heroica y estética.

Esos mercenarios que se enriquecen del rating de la guerra, que nos la presentan como un show (la guerra y la industria del entretenimiento), que nos hablan de una “reconstrucción de Irak”, que nos intentan convencer de lo justa de su causa, de lo noble de sus intenciones y de lo inteligentes de sus bombas.

Si las bombas fuesen inteligentes se devolverían, explotando sobre los que las lanzaron, acabando para siempre con toda posibilidad de guerra. La única forma de ver en esa invasión una “reconstrucción de Irak” es pasando la película de su show de guerra en reversa.

Salud, alegría y anarquía
Luis