domingo, 26 de julio de 2009

No somos medios Somos Completxs



El 23 de junio de 2009 colectivos, radios comunitarias, televisoras comunitarias y periódicos comunitarios que construimos día a día la Asociación Nacional de Medios Comunitarios Libres y Alternativos (ANMCLA) nos reunimos a las 9:00 am en las inmediaciones de Plaza Venezuela para encontrarnos, reflexionar, debatir y compartir sueños y alegrías. El motivo del encuentro, poner en común nuestras apreciaciones y relatos alrededor de la resistencia del pueblo hondureño y de las formas y modos de comunicar que nuestro pueblo viene construyendo frente a la hegemonía comunicacional de los poderosos que históricamente se han apropiado del espectro radioeléctrico.





Democratizar la comunicación, hacerla nuestra, acabar con el latifundio mediático y visibilizar la resistencia del pueblo hermano de Honduras se tejieron entre sí para conformar la diversidad de graffittis, consignas y discursos de los cientos de hombres y mujeres que nos encontramos para marchar.









La calle nos da voz y rostro y por eso las hacemos nuestras. Y es así que iniciamos nuestra digna y rebelde marcha hacia las afueras del canal lacayo y golpista de Globovisión. Tomamos por unas horas su territorio, lo hicimos nuestro. Construimos allí, por unas horas, la autonomía, la democracia directa y la comunicación con la que día a día hacemos posible, en nuestras comunidades, ese otro mundo que crece en nuestros corazones. Con fiesta y alegría le hicimos saber a esos mercaderes de la muerte que el pueblo venezolano no se rinde y dará rienda suelta a su imaginación, pues sabemos, que en un futuro no muy lejano, esas instalaciones serán nuestras.






Y de esta forma, seguimos nuestro recorrido y enfilamos nuestras huellas hacia la Asamblea Nacional. El motivo, solicitar como pueblo y como hacedores del poder popular, ser incluidos en las discusiones de la nueva Ley Telecomunicaciones. Fuimos a la Asamblea Nacional para elevar nuestra palabra digna y dejar por sentado que espectro radioeléctrico debe ser democratizado. Que la comunicación parte desde quienes día a día nos movilizamos para hacer posible esta revolución. Desde quienes hablando y conversando hacemos la historia. Un 33,3 % de ese espectro radioeléctrico es lo que solicitamos por los momentos, pues en la medida en que los pueblos hagan suya la comunicación y conviertan la palabra en el arma y la artillería del pensamiento, ese espectro va a dejar su fantasmal existencia para adquirir el rostro de un pueblo movilizado, digno y rebelde.







Radio Toromaima Rebelde 95.9FM