jueves, 25 de septiembre de 2008

Un Canto por la Paz en la Sierra de Perijá se convierte en un grito por la demarcación indígena



Autor: Adriana Ovalles

Hace un mes, fui invitada a una actividad cultural en la Sierra de Perijá, “Un Canto por la Paz”. Desde hace unos años soy seguidora fiel de los pasos de los y las luchadoras que quedaron sembrados en nuestra tierra. Quizá por eso, junto a mi compañero, Tomás, y nuestros dos hijos, WANADI Y TEIRUMA, nos vinimos a Amazonas, porque como dice mi comadre: “A nosotros nos quitaron nuestra historia, nuestro idioma... por eso hay que luchar para que no vuelva a pasar con nuestros hermanos y hermanas indígenas”, por eso no dudamos en ir a la Sierra, a contarle a Sabino que desde lejos, lloramos con él por la partida del Viejo, a decirle a las mujeres Yukpa que desde Amazonas también cayeron lágrimas de indignación por los golpes que ellas y él recibieron. Fuimos a cantarle a la Paz, en un mundo que vive en Guerra.



Por eso la Pachamama hizo que los golpes a Tomás no le dolieran tanto, que las balas no alcanzaran nuestros cuerpos. Esa noche algo pasó.... La tierra protege a los guerreros de la Luz, y a pesar de la amargura, de las lágrimas, las mujeres Yukpa, los compañeros y compañeras que asistiamos a la actividad, entonamos nuestro mejor Canto por la Paz y fuimos escuchados.



Fuimos sin armas y nos recibió el equipo antimotín de la Guardia Nacional, un franco tirador y la rabia de algunos efectivos. Fuimos a llevar medicina, pero necesitabamos un salvo conducto, por eso ante la orden de dejar pasar la comida para los cochinos, nuestro Canto se hizo grito, y gritamos: “ES UNA INJUSTICIA....” Fuimos con unas cuantas pacas de harina, porque en la lucha, los guerreros Yukpa no pueden ir al conuco, llevamos nuestros corazones llenos de esperanza, porque creemos que un Canto por la Paz puede ser escuchado allá en la lejanía de la Sierra.



Por eso ante la orden de Sabino: “Vamos a caminar”, nuestros pasos siguieron ese camino que han transitado los abuelos de Sabino, sus tatarabuelos, y así hasta muchas generaciones atrás. Nuestro pasos gritaron: “REBELDÍA”. Esa noche fue larga. En mi cabeza se contaron mil historias, las imágenes volaban sin orden. Tomás estaba herido, mi corazón sangraba y Mary Luz, Ma. de los Angeles y Kellys se fueron con él, yo no pude bajar, los gases lacrimógenos me hicieron retroceder, las mujeres Yukpa me dieron la mano para caminar mientras lloraba, sus voces repetían que todo iba a estar bien, luego, un niño, me dio la mano... no le pude preguntar su nombre, el llanto no me dejó.... Dos días después, todo estaba bien, Chávez se pronunció: “Entre los ganaderos y los yukpa, yo estoy con los indios”. Compañero Chávez, te faltó decir que entre los yukpa y la Guardia, tu no tienes opción. Ha pasado un mes, pocas voces se atrevieron a pronunciarse a favor de los Yukpa, de los demás, del resto.



http://www.blogger.com/img/gl.link.gif
Nuestra indignación ahora es mayúscula. La ministra Nicia le pide a los Yukpa (no creo que pueda escribir a sus hermanos) que vayan a hacer turismo a la montaña, por qué no le pidio a los Ganaderos que respeten la propiedad indígena, pero si le pidio a los Yukpa que respeten la propiedad privada?. La Comisión de Demarcación, a través de sus representantes folkloriza el tema, hace lo que quiere, sus funcionarios vinieron a Amazonas con un cronograma impuesto sin tomar en cuenta los trabajos adelantados, van a la Sierra, vienen y van, pero no hay títulos colectivos, no hay tierra para los indígenas.



Hay que seguir cantando a la Paz, pero a los ineficientes burócratas debemos seguirle gritando a sus caras: QUEREMOS JUSTICIA, DEMARCACIÓN INDÍGENA YA.......COMPAÑERO CHÀVEZ, ESTAS INVITADO A IR A LA SIERRA, A VENIR A AMAZONAS, TUS FUNCIONARIOS NO FUNCIONAN, NUESTRO CANTO Y NUESTROS PASOS SEGUIRÁN GRITANDO Y ANDANDO, CADA VEZ CON MAYOR FUERZA.



Tomado de ANMCLA