miércoles, 1 de agosto de 2007

AMOR Y POLÍTICA.

JUDITH MALINA



Cuando navegaba por la isla Ciprus
en bote
vi emerger del agua
la cabeza de Afrodita
le dije: "soy anarquista
y no voto"
me contestó: "me parece bien".


le dije: "¡oh! invención de
la mente clásica
¡eres ciega
frente a temas importantes!
ella asintió
por no ser descortés
y me dijo: "hasta luego"
"quédate" le pedí
"hay muchas cosas
que deberíamos conversar:
el poder de reyes
innecesarios,
la opresión sexual
de la que habla Safo…"
pero ella sólo
se sumergió
de vuelta en el mar.



JUDITH MALINA